El litoral de Torrevieja pierde a una de las especies que lo han poblado, las nacras (Pinna Nobilis). El Ayuntamiento salinero ha retirado los recolectores larvarios instalados el pasado mes de septiembre en el mar con el fin de comprobar la existencia de nuevas larvas de este amenazado molusco, lo que indicaría la presencia de ejemplares sanos en las inmediaciones, pero tanto en el caso torrevejense como en el de otros puntos del litoral español se ha constatado que no había larvas, evidenciando la gravedad de la epidemia sufrida por este molusco colocándolo al borde de la extinción.

No obstante durante los últimos días podrían haberse visto algunos ejemplares de nacra en los pantalanes del Club Náutico Marina Internacional, aunque el dato todavía está por confirmar además de comprobar el estado fisiológico de los ejemplares en el caso de que efectivamente se encuentren. La intención de la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Torrevieja es realizar una inspección dentro del puerto, el lugar donde tradicionalmente ha vivido esta especie, puesto que se ha generado cierta expectativa al hallar ejemplares aislados en otros puertos como el de Valencia.

En el hipotético caso de que ser hallen ejemplares con vida, el hecho será trasladado al grupo técnico nacional para estudiar la posibilidad de su rescate y cría en cautividad. En este sentido, conviene recordar que este tipo de rescate fue declarado de emergencia el pasado octubre por parte del MAPAMA, ante la “catastrófica” situación que atraviesa la especie. De hecho, a día de hoy, tan solo han podido ser recatados 215 ejemplares en La Ametlla del Mar (Tarragona), única población del bivalvo que no se ha visto afectada por la epidemia. La red de centros para cría en cautividad de nacras designados por el MAPAMA son el Instituto de Investigación y Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (IFAPA) en Huelva; el Instituto Español de Oceanografía (IEO) de Murcia; el Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries (IRTA), en Tarragona; el ya mencionado IMEDMAR, en Calpe; y el Oceanogràfic, en Valencia.