Las playas de invierno se han puesto y la Vega Baja no podía dejar de tener una. La buena temperatura, la calidad de la arena y el estado del agua, casi siempre mansa fuera de la época estival hacen que nuestro litoral sea el perfecto candidato para disfrutarlo todo el año. Pilar de la Horadada abandera desde hace dos años este tipo de iniciativas, y ya ha convertido la Playa de Mil Palmeras, junto a la desembocadura del Río Seco, en su playa de invierno.

Hibernis mare es el nombre del proyecto que inició a principios de este mes una nueva temporada y que vuelve con fuerza este fin de semana. Y el tiempo le acompaña.

Las actividades que hasta ahora podían hacerse sobre el arena durante el invierno se limitaban a paseos y a practicar algún deporte, pero Hibernis Mare es mucho más que eso. Las mañanas de sábado y domingo se plantean con diversas actividades en busca de todo tipo de público. Hoy comienza con calma, a las nueve y media con ‘Mens sana in corpore sano’, para pasar a una clase de Zumba de doce a una. A partir de las once y para que los más pequeños puedan estar entretenidos hasta mediodía los monitores se divertirán con ellos en la ludoteca. El domingo, más yoga a primera hora de la mañana, y a la zumba se le une el voley playa. Repite la ludoteca.

Imposible patinar sobre la arena, pero con mucho paseo para hacerlo a pocos metros, Hibernis Mare incluye una clase de patinaje para niños y adultos, de iniciación a partir de las once de la mañana y para los más experimentados a las 12.15, en el Paseo Riviera de Mil Palmeras.

Con este proyecto, el agua se queda en invierno para que la disfruten los más atrevidos.

17158909_1467405576635420_3021722129063545204_o