A punto de entrar en el fin de semana más ‘amoroso’ del año desde VegaViajeros os confesamos que estamos enamorados de nuestra tierra. Por eso hemos decidido plantear cinco razones por las que enamorarse de la Vega Baja, pero como hay muchas más, os pedimos que os animéis y nos digáis cuáles son las vuestras.
El litoral. La Vega Baja del Segura cuenta con más de sesenta kilómetros de playas repartidos en los municipios costeros, de norte a sur Guardamar del Segura, Torrevieja, Orihuela y Pilar de la Horadada.
La huerta. En el interior, la huerta regada por el Segura ha dado de comer a su Vega durante siglos. Ahora de ella salen productos que llegan a cualquier lugar, lo que ha hecho que la comarca forme parte de la llamada ‘despensa de Europa’.
Los montes. Desde Sierra Escalona a la del Agudo, de la Sierra de la Muela a la que según desde donde se mire es de Callosa de Segura o de Redován, los montes de la Vega Baja son un espacio rico en biodiversidad y en los que viven animales protegidos como el búho real.
El clima. Las escasas lluvias que se registran en la comarca permiten que prácticamente se disfrute de 250 días de sol al año y una temperatura media de 18 grados que sube en verano pero que no baja demasiado en invierno.
Los espacios singulares. Cada uno de ellos es una razón por la que estar enamorado de la Vega Baja. Las Salinas de Torrevieja, el Palmeral de Orihuela, las Dunas de Guardamar, las praderas de posidonia en Cabo Roig, el Río Seco en Pilar de la Horadada, la desembocadura del Segura o el baño entre palmeras reservado ya solo para quienes acuden a Cala Ferris en Torrevieja. A los espacios naturales se unen los monumentos y los vestigios arquitectónicos que recuerdan que esta tierra siempre ha enamorado a los que llegaron a ella desde la prehistoria hasta nuestros días.